¿Puede afectar mi forma de pensar a mi salud?

Tal vez has escuchado acerca de cómo el estrés afecta la salud.

El estrés es la tensión provocada por situaciones agobiantes; las cuales generan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos, lo que significa que el equilibrio del organismo se desestabiliza provocando que el cuerpo este más vulnerable a las enfermedades, uno se vuelva más irritable, no pueda conciliar el sueño y pierda capacidad para socializar.

Te has dado cuenta que cuando estas alegre o te sientes enamorado rara vez te enfermas, o bien cuando estás triste o preocupado es más fácil enfermarte. Un pensamiento tiene una repercusión en las hormonas y los químicos, bajo los cuales funciona el cuerpo, esto explica el por qué los pensamientos se convierten en emociones, las cuales provocan en tu cuerpo el que te sientas muy bien o muy mal físicamente.

Cómo puedes manejar los niveles de estrés y mantenerte sano.

Es importante que te mantengas atento a tus pensamientos, escucha las palabras que usas durante el día. Las palabras que tú hablas reflejan la forma en cómo estas pensando. Si te das cuenta que son más negativas que positivas entonces podrás hacer los cambios necesarios, aquí te doy un tip el cerebro no registra la palabra NO, por ejemplo, “No me quiero enojar” el entiende “Me quiero enojar”, por lo tanto las palabras adecuadas serían así “Yo decido ser feliz a pesar de las circunstancias que me rodean”, eso no significa que no te molestes, pero si te ayuda a comprender que puedes estar enojado unos minutos o el resto del día. Tú decides la manera en cómo quieres vivir y bajo qué circunstancias quieres mantener tu cuerpo. Toda circunstancia o situación que te sucede tiene algún mensaje del cual puedes aprender.

Toma un momento en el día, te recomiendo un momento antes de ir a dormir cuando todo esté en calma, si tienes la oportunidad de tener aceite (Puede ser de almendra, de oliva o alguno que sea aromático de tu preferencia) o bien una crema humectante, date un masaje especialmente en los pies, piernas y brazos, posteriormente puedes tomar un baño agradable para ti o solo lavarte las partes de tu cuerpo que tengan aceite; esta actividad también la puedes hacer en pareja (Ayuda mucho a mejorar la forma en que te relacionas con él o ella). Esto te va a ayudar a estar en contacto contigo mismo a darte la atención que te mereces y el que aprendas a quererte un poco más al agradecerle a tu cuerpo el que te ayude a estar vivo, la misión del cuerpo es el mantenerte sano, ayúdale a que así sea.

Existe un experimento realizado por un japonés, en el cual le ponen diferentes palabras a diferentes recipientes de agua, algunas son positivas y otras son palabras negativas, posteriormente tomaron unas gotas de cada recipiente y las congelaron. Lo increíble es que cristalizaron de manera diferente a pesar de tener las mismas cualidades en el agua. Las gotas que provenían de recipientes con palabras positivas, cristalizaron hermosamente, y las que provenían de recipientes con palabras negativas, cristalizaron con muchas aristas de forma poco armoniosa. De lo que se puede inferir que las palabras tienen un efecto en las gotas de agua. Si nuestro cerebro está compuesto de un 75 por ciento de agua. ¡Imagínate el efecto que surten tus pensamientos en tu cerebro!

Recuerda lo más importante es la forma en cómo piensas. Hay una frase que dice: Tú decides si ver el vaso medio lleno o medio vacío, y en mis palabras, tú decides si aprendes de las circunstancias que parecen ser negativas y el poder transformarla en algo positivo para ti, Créeme, esta forma de pensar te va a mantener más alegre y más sano.

de la compra

Carrito vacío